jueves, junio 22, 2006

LA MAQUINA

A Principios de la década del 40, el club Argentino River Plate formó unos de los mejores equipos de fútbol de todos los tiempos. "Unos entran, otros salen, todos suben, todos bajan" explicaba su DT. En rotación permanente, los jugadores cambiaban de puesto entre sí, los defensores atacaban, los atacantes defendían. En el pizarrón y en la cancha, el esquema táctico de este equipo estaba lejos de ser un 4-4-2 o un 4-3-3, sino, era un 1-10. Aunque todos hacian de todo, en aquel River sobresalía la linea delantera. Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau solo estuvieron juntos en dieciocho partidos, pero hicieron historia y siguen dando de que hablar. Los cinco jugaban a ciegas, entendiéndose por sílbidos: silbando inventaban caminos en la cancha y silbando llamaban a la pelota, que como perrito regalón los seguía sin perderse. El público bautizó con el nombre de La Maquina a aquel legendario equipo, por la precisión de sus jugadas. Sin embargo, nada tenían que ver con la frialdad mécanica esos atacantes que gozaban jugando y de tanto disfrutar se olvidaban de patear al arco. Más justa era la hinchada cuando los llamaba Caballeros de la Angustia, porque estos tipos hacian sudar la gota gorda a sus devotos antes de brindarles el alivio del gol.

7 comentarios:

chica canifru dijo...

Galo:
No pude leer.
Un beso.
Abrazo.
Baja el precio.
jaja.
Besos!

diego dijo...

Buen libro..!

burton dijo...

Galo buen relato, me gustó lo de los silbidos
salu2

LaRomané dijo...

Hola, Rucio lindo!

Te dejo un abrazo...no estoy ni ahí co los clubes de fútbol pero no me pierdo los pasrtidos del mundial..puta que hab´ría sido feliz si los mexicanos le hubieran dado la PLR a los argentinos...nda personal...jajjaa

Cariños
x0x0x0x
LaRomané

la-pollo dijo...

Hola, tampoco me interesa el futbol, pero igual estuvo bueno tu post.
Hace tiempo no pasaba por acá.
te mando un saludo.
Bye

letrasdemolde dijo...

de casualidad conoces al superhéroe de revista cañamo llamado niño blanco??

si no es asi, chequéalo q te vas a cagar de la risa

bufonazo dijo...

En la máquina no estaba Walter Gómez también "el domingo nadie come por ver a walter Gómez", ah?